martes, 21 de octubre de 2014

Barrancos cara Sur sierra de Andia. Obantzea erreka

Aunque bastante desconocidos, ya exiten publicaciones sobre los barrancos de Eutzelaia y sobretodo de Buron, ambos situados en el pueblo de Guembe. Pero aun queda algun barranco o cascada desconcida en la cara Sur de la sierra de Andia, que la mayoria de los barranquistas no conoce y creo que estan sin publicar.






















Hace años ya visite la zona del Monasterio de Irantzu y la regata principal tiene bellos rincones con toboganes y alguna cascada entobada, pero sin interes deportivo. Alguno de sus afluentes tambien tiene el cauce excabado, uno de ellos con una cascada desplomada de unos 20 o 30 mts. 

En la zona de Iturgoien y Riezu tambien hay algun cauce con interes. Tiempo mirando en los mapas; los cauces, desniveles, toponimia...y cuando algun toponimo tiene la palabara zulo, la cosa promete... Otxanzulo y Arizulo definen este bello rincon.
La regata de Obantzea se situa en Iturgoien y drena una gran parte de la vertiente sur de la sierra de Andia, de echo su cuenca hidrografica es bastante mas extensa que las de Buron y Euntzelaia. El terreno por el que discurre la regata esta muy karstificado y es dificil ver correr agua por su cauce.

Circo donde se encuentra el rincon
La regata Obantzea ya discurre en un cauce excabado en la parte superior, con alguna pequeña cascada tumbada y bloques de varios tamaños, siempre en un valle profundo y bastante cerrado, es un cañon abierto con paredes en lo alto, una foz.
En un pequeño tramo de la regata Obantzea, de un centenar de metros, donde la regata encuentra su mayor desnivel, se encuentra este bello rincon.
La regata se cierra entre paredes, formando un estrecho que por ahora es imposible entrar por el cauce, ya que las zarzas cierran nuestro camino. Entramos mas abajo rapelando de un roble, puede que sea posible destrepar por algun sitio, pero aun y todo seria muy expuesto.
Sorteando alguna zarza se llega inmediatamente al rapel grande, de unos 25 mts, donde la cascada forma un cauce sinuoso, escondido entre la bellas paredes del circo. Las yedras que cuelgan en las paredes, la amplia repisa, los buitres...este escondido lugar es para disfrutarlo.
Otro rapel desde un arbol a la derecha y un bonito destrepe nos depositan en la base del circo.


Rapel grande 


Gran repisa

Observando a extraños desde su hogar

Ultimo rapel 


Y ahora vuelta al coche...
Nosotros decidimos andar por el fondo del valle, un buen rato, hasta encontrar un camino fiable que subiese hacia Iturgoien, aun siendo sendero de ganado estaba bastante pisado, y enseguida salia a una serie de prados que subiendo por ellos salimos a una pista, hacia la izquierda se divisa enseguida el cementerio del pueblo.




PD: Pequeño y bello rincon sin mayor interes deportivo que sus dos rapeles, aun menor que sus hermanos Buron y Euntzelaia. Agradeceria cualquier informacion sobre sus aperturistas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada